News

El pie del deportista
19 Jan 2018
El pie del deportista

Las personas que practican deportes habitualmente someten a esfuerzo una de las partes anatómicas más importantes durante la actividad física: el pie. La intensidad y la frecuencia de la actividad pueden hacer que el pie sufra traumas o no esté en condiciones óptimas, por lo tanto, es útil saber que, sobre todo en estos casos, los pies necesitan particular atención.

Cada deporte implica movimientos característicos de los músculos, los tendones y los huesos y, según el tipo de actividad, se pueden presentar determinados problemas.
En el caso de acciones repetitivas, se pueden verificar inflamaciones tendinosas y fascitis plantares causadas por un déficit postural. En estos casos, el calzado no apto puede ser una causa de patologías como la deformidad de Haglund.

En los deportes más difundidos, como el fútbol, el baloncesto, el voleibol o el rugby, donde los atletas esfuerzan mucho el pie en los saltos y la caída al suelo, un apoyo incorrecto puede causar trastornos con inflamación, como el neuroma de Morton, o trastornos agudos, como la metatarsalgia. En estos casos, se aconseja el uso de calzado blando y flexible que acompañe los movimientos del pie, y evite ampollas y escoriaciones.

En vez, los pies de las bailarinas sufren esfuerzos especialmente en la punta y, en consecuencia, están expuestos a patologías del dedo gordo del pie.

Según el grado de sudoración del pie del deportista dentro del calzado, se forma un ambiente ideal para otra patología que está relacionada con el mundo deportivo —aunque no exclusivamente: el pie de atleta.

Los pies de los deportistas están sujetos también a patologías de la uña, que pueden ser causadas por el calzado o la higiene ambiental inadecuados, como por ejemplo:

Todos los deportistas deberían someterse a una visita podológica para constatar la buena salud del pie y excluir situaciones patológicas que, si no se atienden, pueden conducir a condiciones graves que requieren un tiempo mayor de curación.

El consejo es el mismo incluso en el caso que se adviertan molestias o dolores localizados en el pie (dedos, planta y dorso) que, si no se tratan, podrían agravarse hasta el punto de comprometer la funcionalidad (movimiento) y la deambulación.

Ultimi articoli
Contáctanos


Acepto la política de privacidad




Copyright ©2018: Podolife