News

La fascitis plantar
18 Apr 2019
La fascitis plantar

¿Qué es la fascitis plantar?

La fascitis plantar es la inflamación de la fascia plantar, o bien, la estructura fibrosa que va de la zona medial del calcáneo hasta la raíz de los dedos del pie.

Esta estructura está dividida en tres partes (externa, interna y media) y tiene la función de transferir a los dedos la fuerza ejercida por el tríceps sural, mientras que sus propiedades elásticas permiten ejercer mucha energía en cada zancada o salto.

La inflamación del calcáneo se denomina “proximal”, mientras que si la zona inflamada es la parte central del pie, se denomina “distal”.

Para quienes practican deportes de competición y amateur, este trastorno es muy frecuente, en particular para corredores, futbolistas, rugbiers, bailarines, atletas y todos los deportes en los que los pies están sujetos a esfuerzos e impactos sistemáticos.

Durante el paso, la carrera y el salto, la fascia plantar se estira en su inserción calcánea de un modo particularmente intenso.

¿Cuáles son los síntomas de la fascitis plantar?

El síntoma principal de esta inflamación es el dolor y puede involucrar diversos puntos de la planta del pie, según el paciente.

Puede sentirse en la zona del talón, al centro de la planta hasta los dedos del pie, en otros casos afecta la parte posterior de la pierna.

¿Cuáles son las causas de la fascitis plantar?

La fascitis plantar está causada por la carga excesiva y repetida de la fascia.

Las causas pueden dividirse en:

  • Biomecánicas directas: defectos posturales que someten a esfuerzo principalmente a la fascia plantar.
  • Indirectas:
    • pies planos o cavos
    • rigidez del tendón de Aquiles
    • calzado inadecuado
    • sobrepeso y obesidad
    • entrenamiento incorrecto
    • contractura o debilidad de algunos músculos de la pierna

Tratamientos de la fascitis plantar

El tratamiento de la fascitis plantar se basa principalmente en el reposo y el control de la inflamación tisular. Durante el período de reposo, es indispensable suspender los entrenamientos y evitar caminar o estar de pie durante mucho tiempo. Eventualmente, el paciente puede recurrir al uso de muletas para descargar por completo el pie con dolor. El reposo permite reducir la inflamación local y evita la cronicización de la fascitis.

Es importante no subestimar el dolor y no insistir en el esfuerzo físico con el auxilio de analgésicos. Para atenuar los pinchazos de dolor (en particular, en el talón) y reducir la inflamación, se puede utilizar:

  • una bolsa de hielo o una botella de agua helada sobre la zona dolorosa durante aproximadamente 15 minutos, tres o cuatro veces al día;
  • con frecuencia, las plantillas y las órtesis podológicas son la clave para vencer definitivamente la fascitis plantar y permitir continuar la actividad deportiva o laboral sin dolor;
  • el médico además puede prescribir analgésicos como el paracetamol o fármacos antiinflamatorios no esteroides (FANS);
  • los tratamientos con láser y ultrasonido son eficaces y seguros;
  • asimismo, el paciente puede realizar ejercicios correctores cotidianos, que consisten en elongar la fascia plantar y potenciarla.
  • la intervención quirúrgica no es un tratamiento común para la fascitis plantar, pero en algunos casos puede ser necesaria, como por ejemplo, cuando el tratamiento conservador no da resultados.
Ultimi articoli
Contáctanos


Acepto la política de privacidad




Copyright ©2018: Podolife