News

La insuficiencia venosa o enfermedad venosa crónica
11 Mar 2019
La insuficiencia venosa o enfermedad venosa crónica

¿Qué es la insuficiencia venosa o enfermedad venosa crónica?

El origen de la enfermedad venosa crónica es la dificultad de retorno de la sangre al corazón y en los miembros inferiores causa un aumento de presión en los capilares con consiguientes edemas, hipoxia generalizada y lactacidemia (presencia excesiva de ácido láctico en la sangre).

La revista “European journal of vascular and endovascular surgery” informa las siguientes cifras:

  • En la población joven, esta patología afecta 10% de hombres y 30% de mujeres.
  • En la población mayor de cincuenta años, dicha patología afecta 20% de hombres y 50% de mujeres.

No solo el sexo femenino está predispuesto a contraer este trastorno, sino sobre todo la población anciana (50+ años).

¿Cuáles son los síntomas de la insuficiencia venosa o enfermedad venosa crónica?

La insuficiencia venosa no se debe descuidar porque puede degenerarse en una condición caracterizada por dolor, hinchazón, alteraciones cutáneas, y en los casos más graves, en trombosis de una vena varicosa superficial.

¿Cuáles son las causas de la insuficiencia venosa o enfermedad venosa crónica?

La enfermedad venosa crónica se clasifica según la causa en dos macroclases:

  1. Enfermedad Venosa Crónica Orgánica (síndrome de las piernas sin reposo, várices, trombosis venosa profunda, dermatitis por estasis, alteración de la capacidad valvular)
  2. Enfermedad Venosa Crónica Funcional (linfedema, reducción de la movilidad de los miembros)

Personas predispuestas y factores de riesgo

  • Asunción de una postura estática durante un tiempo prolongado
  • Embarazo
  • Hipertensión
  • Obesidad
  • Trabajos en ortostatismo (que requieren estar de pie y quieto durante un tiempo prolongado)
  • Predisposición genética
  • Humo de tabaco
  • Historia previa de trombosis venosa profunda
  • Estatura: las personas altas tienen más riesgo de insuficiencia venosa
  • Terapia hormonal estrogénica

Tratamiento de la enfermedad venosa crónica

La estrategia terapéutica de primera línea para la enfermedad venosa crónica sigue siendo de tipo conservador y consiste en eliminar o reducir los múltiples factores que favorecen la aparición de la enfermedad a través, por ejemplo, del control del peso corporal y de las enfermedades comórbidas, como la diabetes. Los nuevos descubrimientos científicos imponen la adopción de estrategias terapéuticas innovadoras, cuya finalidad es eliminar o ralentizar los procesos que favorecen la cronicidad y el avance de la enfermedad, así como intervenir precozmente para prevenir complicaciones más graves.

La enfermedad venosa crónica tiende, además, a agravarse en los períodos de calor asociados con poca actividad física porque el aparato circulatorio y los músculos de la pierna reducen el tono natural de contracción obstaculizando el drenaje y el bombeo de la sangre venosa (rica en toxinas y desprovista de oxígeno) desde los miembros inferiores hacia arriba. Esto implica un mayor estancamiento de sangre y líquidos en los pies y tobillos, determinando una fastidiosa hinchazón asociada a sensación de pesadez, especialmente en las personas con Insuficiencia Venosa Crónica (IVC).

Es importante coadyuvar la terapia conservativa con un tratamiento local orientado a contrarrestar los procesos inflamatorios vasculares y epidérmicos, causados por la desregulación patológica de los mastocitos; estos últimos, que son unas células importantes del sistema inmunitario, se consideran promotores de los dolores inflamatorios vasculares y epidérmicos, típicos de la enfermedad venosa crónica.

El uso tópico de ALIAmidas (adelmidrol) ha demostrado ser eficaz en el control de la inflamación y los síntomas típicos de la enfermedad venosa crónica, potenciando el mecanismo natural de defensa contra la inflamación (mecanismo ALIA). Los preparados en crema o gel a base de sustancias activas (adelmidrol, quercetina, extracto de meliloto) han manifestado una importante acción anti-edemígena, venotónica e linfodrenante en pacientes con enfermedad venosa crónica. Además, estos preparados enriquecidos con eucaliptol y mentol tienen un rápido efecto refrescante y anti-irritativo.

Ultimi articoli
Contáctanos


Acepto la política de privacidad




Copyright ©2018: Podolife