News

El pie de atleta
19 Jan 2018
El pie de atleta

¿Qué es el pie de atleta?

El pie de atleta (Tinea pedis o tiña del pie) es una micosis contagiosa provocada por un hongo dermatofita: la Tinea pedis.

Este tipo de micosis del pie es muy difundido entre atletas y deportistas que frecuentan lugares cálidos, húmedos y públicos.

La trasmisión del hongo se produce:

  • Directamente: a través del contacto de fragmentos cutáneos que se desprenden por descamación de la persona con micosis.
  • Indirectamente: en caso de contacto con duchas, pedanas, pavimentos u otros objetos utilizados por personas con micosis.

El pie de atleta es una patología muy común que afecta en su mayoría a la población adulta y anciana de sexo masculino.

¿Cuáles son los síntomas del pie de atleta?

La patología del pie de atleta se puede presentar con diversos tipos de sintomatologías; en las etapas iniciales, la micosis se ubica en general en el área interdigital (entre los dedos del pie) y, en consecuencia, se puede extender hasta la planta, el dorso y las uñas con el riesgo de transformarse en crónica.

El calor y la humedad son factores favorables para la proliferación de los microorganismos que, al instalarse en los estratos más superficiales de la piel, dan origen a la micosis.

La infección fúngica presenta signos característicos. Los más difundidos son:

  • piel agrietada, sobre todo entre los dedos y la planta del pie
  • mal olor de los pies
  • eritema
  • enrojecimiento cutáneo
  • prurito
  • engrosamiento y debilitación de las uñas
  • engrosamiento cutáneo

Si no se atiende, esta patología puede crear lesiones cutáneas con la consiguiente formación de infecciones bacterianas. Los microorganismos responsables de la micosis se nutren de la sustancia que recubre y protege la piel, las uñas y el cabello: la queratina, y abren una brecha en el estrato epidérmico para otros tipos de bacterias, que pueden instalarse en zonas más profundas hasta dar origen a una infección,

¿Cuáles son las causas del pie de atleta?

La micosis a la que se refiere el pie de atleta puede ser causada por factores endógenos (internos del organismo) y exógenos (provenientes del exterior de nuestro cuerpo, vinculados a condiciones ambientales).

Los factores endógenos más comunes son:

  • defensas inmunitarias débiles o debilitadas
  • patologías pre-existentes, como: SIDA, diabetes, disfunciones circulatorias y dermatitis
  • factores genéticos (existe con toda probabilidad una predisposición genética de la persona a la infección)

Los factores exógenos más comunes son:

  • acumulación de humedad (medias o calzado mojados)
  • estación estival y ambientes calurosos-húmedos
  • calzado y medias inadecuados (no transpirantes o demasiado estrechos)
  • caminar descalzos en lugares públicos
  • higiene

Tratamiento y prevención del pie de atleta

La Tinea pedis no es una infección que se cure sola, por lo tanto, es absolutamente necesario tratarla. Los cuidados posibles consisten en tratamientos médicos que prevén el uso de sustancias de acción antimicótica, de uso tópico o por vía oral, o bien tratamientos de prevención orientados a erradicar los factores que predisponen la contaminación microbiana de la planta del pie: la maceración de la piel de los pies encerrados en el calzado.

Existen diversas sustancias de acción antimicótica:

  • Entre los medicamentos más comunes se encuentran el sulconazol o el clotrimazol, en formulaciones de pomadas, cremas o spray para aplicar directamente sobre parte afectada por la infección.
  • Puede suceder que el tratamiento tópico solo no resulte eficaz. En estos casos, es necesario tomar medicamentos antimicóticos por vía oral que, si bien tienen un tiempo de acción más breve, pueden causar efectos colaterales dignos de tener en cuenta (reacciones alérgicas, trastornos gastro-intestinales, emicranias, etc.).
  • Además, existen diversas sustancias que actúan como antimicótico natural; muy eficaces son los preparados a base de ácido undecilénico, fitosfingosina, ácido úsnico y triclosan – bronopol, que actúan como bio-inhibidores del crecimiento microbiano y, en consecuencia, limitan el riesgo de onicomicosis.

Para prevenir la aparición la Tinea pedis, es muy útil observar algunas reglas de conducta:

  • prestar atención y no caminar descalzos en lugares muy frecuentados;
  • mantener los pies limpios y secos;
  • utilizar toallas limpias y personales;
  • usar calzado bien aireado;
  • cambiar los calcetines con mucha frecuencia.
Ultimi articoli
Contáctanos


Acepto la política de privacidad




Copyright ©2018: Podolife