News

La micosis
05 Jan 2019
La micosis

La micosis es una infección causada por micetes, comúnmente conocidos como hongos, que pueden colonizar la piel, el cabello, las uñas (onicomicosis) y las partes genitales, por ejemplo, infecciones por Candida albicans. Es importante informar que se pueden encontrar algunos hongos en la flora microbiana normal, conocidos como microbiomas cutáneos.

La flora cutánea está compuesta por el conjunto de microorganismos que pueblan nuestra piel. A tal fin, se distingue una flora residente, que representa un huésped habitual de la piel de muchas personas, y una flora temporal, formada por microorganismos que pueden instalarse pero solo transitoriamente.
En condiciones normales, la flora microbiana residente no es patógena, mientras que, considerando la enorme cantidad de microorganismos con los que entra en contacto, la piel puede alojar en forma transitoria especies patógenas o potencialmente patógenas.

Las infecciones fúngicas presentan un aspecto típico y, por lo tanto, el especialista puede diagnosticarlas fácilmente durante la visita dermatológica. Sin embargo, en algunos casos puede ser difícil diagnosticar la infección a simple vista, en cuyo caso el dermatólogo decidirá tomar una muestra del material biológico de las zonas de interés para efectuar el examen microscópico de los hongos o para la siembra en la placa Sabouraud en el caso de cultivo de cándida.

Cuando la micosis ataca el aparato ungueal, se llama onicomicosis.

Tipos de agentes patógenos

DERMATOFITOS

Los dermatofitos (por ejemplo, Trichophyton rubrum, Epidermophyton floccosum, Microsporum canis, etc.) se nutren de queratina y causan en la piel máculas típicas con forma de roseta, bordes definidos y de evolución centrífuga (tiña).

Algunos de estos agentes patógenos pueden ser motivo de infección en:

  • Rostro (Tinea faciei)
  • Pliegues inguinales (Tinea cruris)
  • Cuero cabelludo (Tinea capitis)
  • Manos (Tinea manum)
  • Tronco (Tinea corporis)
  • Uñas (Tinea unguium)
  • Pies (Tinea pedis o pie de atleta)

LEVADURAS

Las levaduras (por ejemplo, Candida albicans) se ubican en las zonas cálidas y húmedas del cuerpo (zona ano-genital, cavidad oral, pliegues submamarios, axilas, espacios interdigitales).

La Malassetia furfur es una levadura que privilegia las zonas seborreicas y en las personas predispuestas, es causa de dermatosis, como:

  • pitiriasis versicolor (el común hongo de mar)
  • foliculitis pitirospórica
  • dermatitis seborreica

Muchas levaduras están normalmente presentes en la piel y conviven durante años de manera pacífica, sin producir daños. De todos modos, en algunos casos, una disminución temporal de las defensas inmunitarias y/o tratamientos farmacológicos prolongados pueden desencadenar una patología.

Por ejemplo, la Candida albicans puede causar problemas a:

  • los genitales femeninos (vulvovaginitis candidiásica)
  • los genitales masculinos (balanopostitis candidiásica)
  • la cavidad oral (candidiasis oral)
  • los ángulos de la boca (boqueras)
  • los labios (queilitis candidiásica)
  • las uñas (onixis y perionixis candidiásicas).

En estos casos, el cultivo mediante tampón puede identificar el microorganismo responsable.

MOHOS

Algunos mohos (por ejemplo, Scopulariopsis brevicaulis) son causa de potenciales infecciones por hongos (micosis). Después de identificar la cepa a través del diagnóstico clínico y de laboratorio, es posible tratar la infección adecuadamente.

En los pliegues cutáneos, algunos de los agentes patógenos mencionados pueden crear una micosis a partir de un simple intertrigo.

Ultimi articoli
Contáctanos


Acepto la política de privacidad




Copyright ©2018: Podolife